Publicado en Equipo y Motivación, Gestiones varias, Sin categoría

Gestión de equipo. Una de las muchas visiones que podemos tener… Porque las personas, somos personas.

Otro Septiembre, otra locura. Particularmente, segunda locura del año… con doble “Vuelta al Cole”. Tras una reforma de esas reformas enormes que llegan a ser pesadilla en Navidad (y estamos en Septiembre) hay que volver a empezar un mes después con nuevas metas y objetivos.

Y más locurón. Porque al final todo parece importante pero no a todo puedes llegar. Dicho sea de paso, he llegado a tener que hacerme una lista inmensa de tareas y pendientes de las que no llevo tachadas ni la mitad con todas las ideas que se me han ocurrido y que hemos recopilado entre las chicas, los clientes y yo.

Toda una nueva aventura que agota muchísimo pero motiva aún más. Nos van los retos. Y mi equipo es la parte  más importante de todo este arduo trabajo.

equipo

He visto estos días “por la internet” una foto con una frase que no le falta razón… Siempre con cabeza obviamente.

26-11

Efectivamente en cualquier empresa, pero sobretodo en las pymes y más en las farmacias, el equipo y su ambiente es primordial. Gestionar de una manera eficiente y lógica además de consecuente a un grupo de personas “cada uno de su madre y de su padre” suele ser una de las tareas que resulta al final más difícil, tediosa y a la vez extenuante… así como una de las tareas más gratificantes.

Gestionar, organizar o mandar son conceptos que en nuestra sociedad se tienen cuadriculados. Quizás sobretodo en España,  donde la figura del jefe es la de un “mandamás” al que muchos critican porque “en el fondo no sabe hacer la o con un canuto”. E jefe es aquel ser superior inaccesible que te pide las cosas para ya, y para ayer.

En una empresa pequeña este pensamiento si llega a suceder, solo genera problemas, problemas y más problemas. Y me atrevo a decir que en una farmacia el problema será mayor, puesto que además de ser pymes de 4 a 13 personas, son puestos en los que la colaboración, la organización y la incentivación lo son todo.

La Farmacia, de por sí, tiene un personal de media cualificado o altamente cualificado, no podemos olvidar que las personas que se encargan de ella son Licenciados o Graduados, y las de menor cualificación son como mínimo Formaciones profesionales. Ergo, dentro de una jerarquía y un organigrama hay que tener en cuenta que son personas que han estudiado, que han tenido cierta iniciativa y que se valoran como profesionales (la mayoría) al haber dedicado “X” tiempo a sacar su carrera u oficio. Eso no quita que a veces siempre haya algún “garbanzo negro” que resulta demasiado tóxico en el equipo. Pero suelen ser personas problemáticas claramente diferenciadas del resto a los que de por si, no hay que dar alas.

También tenemos que tener en cuenta que al ser los horarios comerciales cada vez más globales, la farmacia termina teniendo todos los inconvenientes que cualquier empresa de servicios que posee horarios largos e ininterrumpidos, y que no tiene la facilidad de reemplazo que pueden tener las grandes compañías o franquicias que pueden permitirse rotar personal. De forma que la frase “estamos los que somos, y somos los que estamos” es tan verídica como que el Sol sale por el Este todos los días.

En la Farmacia el equipo, la gente y que todos nos entendamos es importante.

Dicho esto, ¿cómo se consigue un equipo que ruede solo, funcione laboralmente bien y que se respete personalmente?

Es fácil y difícil y sobretodo se basa en la confianza. La confianza de la persona encargada en el equipo, del equipo en la persona encargada, y del equipo entre el equipo.

Por una parte no podemos olvidar que todos, absolutamente todos somos humanos y nos podemos equivocar. Eso no supone que si las equivocaciones son repetidas se levante la mano y entre el “todo vale”, no confundamos. Pero a las personas, y más aquellas que se consideran profesionales, debemos darles el pequeño beneficio de la duda, siempre que esta no suponga aprovecharse de la confianza dada. Ni tanto, ni tan poco.

Por otra parte, hay que seleccionar a la gente de tu equipo de forma que el equipo encaje. Una persona te puede caer estupendamente bien, ser una máquina de la dermocosmética, saberse el abecedario en arameo y no encajar en la personalidad de tu equipo y de lo que tu quieres inculcar en la gente que trabaja para ti o contigo. Ese que de por sí estás eligiendo tu con unas directrices según tu papel de “Líder”. Con tu visión de negocio, y con tu estrategia comercial.

El equipo tiene o debe estar compuesto por personas que puedan aportarse las unas a las otras novedades o virtudes que hagan que se sientan aceptadas y apoyadas. La filosofía de que todos trabajamos remando en una misma dirección, que la opinión del equipo es importante y que las cosas se solucionan, se comunican y se hablan, aunque la decisión y por tanto la responsabilidad final sea de la persona que gestiona al personal es lo que hace que haya una confianza que sea recíproca y que permita continuar rodando todos a una.

Es algo que a veces se olvida con demasiada facilidad. Está bien querer que todo el mundo aporte, opine, haga y tome iniciativas, así como que las funciones que se ponen puedan o no estar consensuadas, se reparta la carga de trabajo y buscar la equidad a la hora de las acciones. Pero al final, la responsabilidad de lo que pase, o de las consecuencias de las acciones que se tomen las tiene que asumir el líder puesto que son sus directrices las que van a cumplirse. Él es el que confía en una acción, en una persona o supervisa y acepta una decisión.

He oído muchos compañeros que se han quejado mucho de “Es que me dijo que hiciera X, lo hice y tras enseñárselo, luego no le gusto y me echó la culpa. Pues yo ya no hago nada más, porque, ¿para qué? Sino se valora, no voy a perder mi tiempo blablabla”.

Motivar a veces se confunde con “el todo vale” y luego cuando llegan consecuencias no deseadas  directamente atacamos a la “cabeza pensante” sin pararnos a pensar si eso que dejamos hacer para motivar al equipo lo hemos siquiera estudiado, valorado y evaluado…  Es decir, cargamos el muerto que no queríamos atajar y matamos al mensajero.

Es importante exlicar que fin queremos ante las ideas que comparten con nosotros, y a su vez, una vez explicado y hablado con el futuro responsable,  si vemos fallas, prevenirlo y  mejorarlo.

Nunca va a hacerse esa idea exactamente como nosotros queríamos que fuera, pero siempre podemos ayudar a mejorar, acercarla a nuestra visión o incluso prevenir posibles consecuencias si escuchamos y discutimos el tema con la persona que en la que vamos a delegar, de forma que esta tenga la correcta sensación de que está apoyado y que su jefe está pendiente, pero confía en ella.

Por otra parte, una de las cuestiones más peliagudas son las libranzas, horarios, vacaciones y fiestas de guardar. Gestionar un equipo no es solo hacer horarios guays, es hacer horarios donde todo el mundo pueda tener el mismo peso del trabajo, que sepan las responsabilidades de todos y que además se ayuden entre ellos de forma sistemática porque lo que no se acabe en ese turno, lo acaba el compañero, pero sin abusar.  Y hoy serás tu, y mañana yo. Evidentemente siempre hay algún listo que se intenta aprovechar.

Aquí entra el gestor, que tiene que cortar esos comportamientos egoístas de raíz.

Gestionar el equipo es escuchar y a veces no escuchar y cortar. Es un equilibrio entre la comprensión, el orden y el mandato. Es buscar un respeto y una fidelidad hacia la empresa, el encargado y su propio trabajo intentando que entiendan que lo que se haga en esa empresa es para el bien de todo el mundo. Se tiene que apreciar el trabajo bien hecho, la intención y la implicación y motivar que haya  más. Y supervisar y aplaudir iniciativas que pueden funcionar, que no pueden funcionar pero pueden estudiarse y enfocarse, y felicitar y agradecer a las personas que están contigo codo con codo y hora tras horas la lucha para sacar un negocio que cada vez tiene más trabas adelante.

Lógicamente esto es muy bonito, super “Happyflower” e ideal. Pero como en todo, y como cada uno es de su padre y de su madre, las fricciones surgen, los problemas, los malos rollos, las malas relaciones, que alguien se lleve mejor con A o con B… los errores recurrentes, las equivocaciones, las desidias etc…

En este caso, hay que tener muy en cuenta que esta es la parte negra de las Gestión de un equipo, y que debemos “coger el toro por los cuernos” y poner las cosas claras. Y que vamos a escuchar y decir cosas que pueden no ser agradables, pero nunca perder el norte ni el respeto. Siempre hay que intentar que esa persona se incorpore al sistema de trabajo y el espíritu del equipo, que al final es tu filosofía y tu visión del negocio. Abrirle la mano pero ser firme en que hay cosas que no se permiten por el bien del equipo, del empresario y de la propia farmacia. Esos  comportamientos negativos para todos deben tener una actuación lo más rápida posible (cosa que es difícil y a veces no se llega a tiempo) y hacer entender a todos que  ser generoso y solidario con los compañeros de manera equilibrada.

Creo que lo más problemático y que no tiene solución la mayoría de las veces a la hora de Gestionar personas y organizar equipos de trabajo es tener una persona irreverente, poco humilde o engreída. Al final, no hay que olvidar que todo es negativo e injusto para todos cuando son cosas que no nos gustan, y que es más fácil quejarse que disfrutar de las cosas que están bien hechas, incluso cuando están superan con creces las cosas malas.

Al final, un equipo tiene que saber qué funciones realiza como equipo, y cada individuo a su vez tiene que tener sus responsabilidades claras y valoradas para que la rueda pueda seguir rodando siendo el líder el eje sobre el que rueda.

Muchas veces la pregunta que se hace, en las charlas de liderazgo, de gestión es ¿cómo hacer un buen equipo? Y la respuesta es fácil porque es la misma respuesta que se tiene que responder cuando hablamos del trato a los pacientes o clientes.

La amabilidad y el respeto abren más puertas de las que cierran. Y las cosas claras, lógicas y explicadas llegan más lejos y profundizan más que las frases cortas e impersonales.

¿Cómo gestiono un equipo? De la misma manera que gestionas a los pacientes. Se empático pero contundente, firme pero comprensivo, alegre pero serio, lógico pero apasionado. Dicen que son virtudes que se “llevan en la sangre” pero yo soy una firme creyente del que “quiere, puede”.

Desarrollar a tu equipo, gestionarlo, que esté cómodo e implicado es un premio como líder y como persona. Es el mayor logro que puedes tener como gestor  de forma que las personas al final sean las perfectas muescas de la rueda que gira en la misma dirección sola. Y eso implica tiempo, paciencia, escucha y a veces contundencia sin perder jamás el respeto.

Así que, buscad los puntos fuertes de las personas, de forma que encaje el puzzle, que sus debilidades se conviertan en oportunidades de aprendizaje y no que terminen siendo amenazas hacia el ambiente de trabajo, resolver las incidencias y los pequeños y grandes problemas de la forma más equitativa y objetiva posible puesto que las cosas solas porque si solas no se resuelven y tomad decisiones cuando se tengan que tomar sin miedo y con respeto. Las decisiones de equipo siempre que se pueda y decisiones propias cuando toque.

Dar la cara por la gente que os rodea y hace que vuestro negocio salga a flote y funcione es algo que todo el mundo agradece y valora ya  que al final del día esa es la misma gente que verás a la mañana siguiente sonriendo y con ganas de volver a verte porque confía en ti.

Y tú en ellos.

PD: Esta es una visión que tengo de cómo hacer las cosas, obviamente hay mil variantes, mil situaciones y mil personalidades y es muy, muy, muy difícil acertar siempre. El trato con las personas es tan amplio que no debemos perder el norte. Pero teniendo las cosas claras y transmitiendolas de esa misma forma, un gran porcentaje de problemas se pueden resolver.

gestion-equipos-trabajo-post-mabs2016-300x220

Autor:

Farmaceutica, lectora, intento de deportista, activa y feliz. Y un poco friki, disfrutando de lo que me gusta, cuando me gusta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s